El Ministerio de Transportes experimenta el impacto que las nuevas marcas en el asfalto -dientes de dragón y líneas de borde quebrado- tienen en los conductores antes de implementarlas por todo el país

En SeñalConfor informamos sobre noticias de nuestro sector. Esta noticia de La Vanguardia habla de nuevas señales de tráfico para una mejor seguridad vial, que ya comentamos en nuestro blog cuando empezaron a aparecer . Pues bien, estas señales de tráfico ya están en «pruebas»

Antes de homologar una nueva marca viaria y extenderla por toda la red de carreteras se requiere un paso previo: probar su eficacia. De nada serviría que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) destinara una partida presupuestaria para pintar miles de marcas viarias de nuevo cuño sobre el asfalto de las vías de su competencia si los conductores no acaban de familiarizarse con ellas y hacen caso omiso de las mismas.

Por dicho motivo, el Mitma está testando dos nuevas marcas viales experimentales. Se trata de sendas señales horizontales destinadas a mejorar la seguridad viaria que han sido bautizadas con el nombre de «dientes de dragón» y «líneas de borde quebrado». Su objetivo es alertar a los conductores de la proximidad de una zona de especial riesgo, como puede ser una travesía o un paso de peatones, para que aminoren la velocidad.

La marca de los dientes de dragón se dispone en el inicio de la travesía. Consiste en unos triángulos pintados entre las líneas que delimitan el carril del sentido de circulación que obliga al conductor a reducir notablemente la velocidad con respecto al tramo precedente. A la vez, deberá adaptar la conducción a las nuevas circunstancias del entorno de la carretera, ya sea por la proximidad de una travesía, un paso de peatones o una intersección.

Las nuevas marcas viales reciben el nombre de dientes de dragón y líneas de borde quebrado y se están probando en una carretera de Burgos

Por otro lado, las líneas de borde quebradas advierten al conductor de la proximidad de un paso de cebra en una zona con más visibilidad. Son unas líneas en zig-zag muy comunes en otros países europeos, como el Reino Unido, pero sin precedentes en España. Las marcas viales se pintan en los 30 metros precedentes al paso de cebra y tienen también como objetivo que el conductor que circule por dicha vía reduzca la velocidad.

Las nuevas marcas viales que experimenta la Dirección General de Carreteras son visibles desde principios de este mes de septiembre en la travesía de Nava de Roa (Burgos) en la N-122, la carretera que une Castilla y León y Portugal a través del Valle del Duero. Están situadas entre los puntos kilométricos 293,652 y 294,356, y para probar su eficacia se ha introducido un nuevo paso de peatones.

Tanto los dientes de dragón como las líneas de borde quebradas se han pintado con carácter experimental con el objetivo de probar la eficacia entre los conductores. Para reforzar esta teoría, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana destaca que “la percepción que se tiene de las marcas viales cuando se circula por la carretera es muy distinta a la obtenida en el diseño de papel”. Asimismo, destaca que “la interpretación por parte de cada usuario es muy subjetiva”.

Ambas señales tienen como objetivo alertar a los conductores de la proximidad de una zona de especial riesgo

El Mitma indica que si se comprueba “la eficacia de las marcas y el grado de percepción y comprensión por parte de los usuarios” la iniciativa se trasladará a otros puntos de las vías que gestiona el organismo a través de la Dirección General de Carreteras.

Hace unos meses, el ministerio experimentó unas nuevas marcas viales para reforzar la seguridad en los adelantamientos en carreteras convencionales. Las marcas consisten en una flecha pintada sobre el eje longitudinal de la vía que indica a los vehículos que están adelantando que deben retornar a su carril de circulación. 

Menú