En SeñalConfor nos interesan las noticias relacionadas con la seguridad vial. En este artículo de La Vanguardia, nos desmitifican los trucos que pensamos que pueden bajar la tasa de alcoholemia.

Alcohol y volante deberían ser incompatibles pero siempre hay conductores que no lo comprenden y lo único que les preocupa es no dar positivo en un control

No puedes beber ni una gota de alcohol si vas a conducir, esa es la norma

El alcohol está presente entre el 30% y 50% de los accidentes mortales, según la Dirección General de Tráfico. Conducir bajo los efectos del alcohol altera nuestro comportamiento normal al volante y afecta a casi todas las capacidades psicofísicas necesarias para realizar una conducción segura. Lo mejor, por supuesto, es no beber si vas a conducir, pero además debes saber que si lo haces no hay recetas mágicas para evitar el positivo en el control.

Sobre el alcohol al volante debes saber que el riesgo no corresponde solo a los casos con tasas más elevadas de alcohol en sangre. Imagina que con una alcoholemia de 0,5 gr de etanol por litro de sangre se multiplica por dos el riesgo de sufrir una colisión, y con 0,8 gr/l el riesgo es 5 veces mayor.

Es cierto que la tasa de alcoholemia en un control depende de muchos factores (la cantidad ingerida, el metabolismo del conductor, el tipo de alcohol y la rapidez con la que se ha tomado o el sexo y peso de la persona) pero lo que no es un mito urbano es que los controles son fiables y es imposible saltárselos a la torera con estos falsos remedios.

Estos son los trucos que no te librarán de dar positivo en un control

Esperar una o dos horas

Un control de alcoholemia puede detectar alcohol en la sangre muy rápidamente, incluso a los cinco minutos de que el conductor lo haya tomado. A continuación, alcanza su máximo nivel entre los 30 y los 90 minutos posteriores a la ingesta y después comienza a abandonar nuestro organismo hasta su desaparición.

Esta dinámica rompe por completo el mito de que esperando un par de horas después de consumir nos podemos librar de dar positivo en un test de alcoholemia. Según la DGT, una persona con un nivel de alcoholemia de 1g/l puede necesitar entre 6 y 10 horas para que su nivel de alcoholemia baje del nivel máximo permitido.

Tomar granos de café, bebidas energéticas o chupar un limón

Ni recurrir al café (incluso aunque sea masticando sus granos), ni consumir bebidas energéticas, tomar una ducha fría o tomar limón son estrategias eficaces para esquivar el positivo por alcohol en sangre. Son simplemente mitos falsos como los relacionados con hacer ejercicio para sudar el alcohol que hemos ingerido, beber mucha agua intentando diluir el efecto de la bebida o incluso beber aceite.

Beber a lo largo del día

Si tienes pensado asistir a una boda, beber durante todo el día y piensas que esa estrategia de ingestión escalonada te va a librar de dar positivo en un test de alcohol estás completamente equivocado. La DGT advierte de que el hígado no tiene una capacidad metabólica infinita y tan solo puede asimilar entre 8 y 10 gramos de alcohol en sangre por hora. Por mucho que espacies tus tragos, la eliminación del alcohol en tu sangre seguirá siendo lenta.

El alcohol ingerido en la comida no se absorbe

Beber alcohol con el estómago lleno quizá te pueda ayudar a aminorar los efectos físicos del mismo y pueda llegar a retrasar la absorción del alcohol. Sin embargo, el alcohol ingerido siempre terminará por pasar a la sangre y los controles de alcohol lo van a detectar invariablemente.

Trucos que quizás te libren de dar positivo en un control de alcoholemia

La Dirección General de Tráfico, en una de sus últimas campañas al respecto en redes sociales fue tajante respecto a la cantidad de trucos para evitar el positivo en controles de alcoholemia que siempre han proliferado entre los conductores más irresponsables y apuntaba los dos únicos trucos que funcionan para no dar positivo: descansar durante las seis horas posteriores a haber bebido y, nunca está de más repetirlo, no beber nunca si vas a conducir. 

Menú